Skip to content

Los ésteres le dan a tu cerveza ese sabor extraño y picante que te encanta

Los ésteres le dan a tu cerveza ese sabor extraño y picante que te encanta

Los ésteres, creados durante el proceso de fermentación, representan el grupo más grande de compuestos aromáticos en las bebidas alcohólicas, generando el sabor y aroma “afrutado” de la cerveza. Pickrepo

Nos encantan nuestras bebidas: café, whisky, té, cerveza, kombucha, Diet Dr. Pepper. Por qué la gente parece centrarse en bebidas especiales como no lo hacemos con la comida es un misterio, pero una de las razones puede ser por qué los perfiles de sabor de nuestros líquidos favoritos pueden ser tan emocionantes.

Tomemos la cerveza, por ejemplo. Si te encanta la cerveza, probablemente te encanten todos los sabores extraños y chispeantes que ofrece una cerveza. Son el producto de una química bastante complicada: los conocedores de la cerveza se refieren a “ésteres” y “fenoles” cuando describen el estado y el olor de su cerveza favorita. Aunque los fenoles pueden ser bastante indeseables (la gente a menudo los describe como de sabor “medicinal”), los ésteres son populares entre los amantes de la cerveza porque dan una esencia afrutada a una cerveza que ni siquiera tiene fruta en la receta.

Anuncio

Los ésteres representan una amplia gama de compuestos aromáticos que se encuentran en sus cervezas favoritas. Se crean durante el proceso de fermentación cuando los ácidos orgánicos en el “mosto” – esencialmente pre-fermentación – reaccionan con los alcoholes (principalmente etanol) a medida que emergen. Pueden saber a plátano, rosa, manzana, melón o pera; también hay algunos ésteres que se describen como plásticos, disolventes o incluso como “revestimiento de latas”.

Básicamente, los cerveceros deben ser químicos del más alto calibre para obtener un producto consistente. Lo que obtienes depende mucho de la levadura que uses, la composición exacta de tu mosto y las condiciones ambientales, como la temperatura, e incluso el tamaño o la forma del recipiente en el que está fermentando. Entonces, si está buscando hacer un hefeweizen alemán, debe usar una cepa de levadura que cree acetato de isoamilo, el mismo éster que se encuentra en los plátanos. Por otro lado, si desea preparar una cerveza lager, la mayoría de los ésteres son extremadamente indeseables, por lo que debe crear un entorno químico donde no se formen los ésteres.

La próxima vez que abras tu cerveza favorita, ¡gracias a la ciencia!

Anuncio